¡Tienes que jugar fútbol!

Este verano decidí matricular a mi hijo en una “clínica” de fútbol, en una de esas academias de equipos europeos que vienen por unos días y les enseñas técnicas básicas de fútbol a los chicos. Lo metí no porque mi hijo sea un gran apasionado del fútbol, o un crack que quiere afinar sus técnicas, si no porque – cómo bien lo dijo la mamá que me pasó la voz de la academia – “necesita nivelarse para estar más parejo con el juego que tienen los de su edad”. Así de simple.
Y es que sí, en cuánto a fútbol mi hijo está en nivel cero (por no decir negativo) y quienes tenemos hijos hombres y vivimos en Lima-Perú sabemos cuán trágico es eso. A partir de los 7 años los niños viven, comen y respiran fútbol: en fiestas infantiles, en el recreo, en casas de amigos, en el verano, en la playa… En fin, el fútbol es básico en la socialización masculina en este país y un niño que no juega (aunque sea algo), no la pasa muy bien. Felizmente para mi hijo, todavía tiene 5 y en mis manos (y en sus pies) está el revertir esta situación.

Cómo socióloga sé que es imposible escaparse e “ignorar” las normas sociales del grupo. Cualquier intento por tratar de evadirlas y cambiarlas es vano e inútil, quienes lo intentan son “castigados socialmente” y no quiero ver a mi pobre hijito inmolarse intentado hacer que la natación o el tae-kwon-do (sus deportes) sean considerados súper cool en el colegio. No me interesa que mi hijo sea el más cool (ver post: Quiero que mi hijo sea el más cool), sino simplemente quiero que la pase tranquilo, que tenga amigos, invitaciones, una vida social… y que no tenga que luchar a diario por conservar su lonchera.

Con su uniforme, definitivamente mete miedo

Felizmente para él, sí le gusta el fútbol y sus dos mejores amigos del colegio también se matricularon en la clínica (la unión hace la fuerza, dicen) así que no fue difícil convencerlo de que vaya. Aprendió bastante y lo disfrutó mucho, por supuesto, más lo disfrute yo al ver como progresaba en el fútbol y aprendía unos cuántos trucos que – espero – le permitan sobrevivir en el colegio.


Sin embargo, cómo soy una Neuro_mamá total y no tengo nada mejor que hacer que preocuparme por mis hijos y sus temas, he visto que las aptitudes de mi hijo para el fútbol son casi tantas como las mías para el bordado y tejido, así que he decidido matricularlo en una academia de fútbol con mucha calle y mucho “sabido”, ¿no dicen que la práctica hace al maestro? Sé que mi hijo irá feliz pues un amiguito también se va a matricular (¿ven? ¡No soy la única neura!) y si no le gusta, pues piña porque este año el mandato es: ¡tienes que jugar fútbol!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.