El TDAH sí existe

El TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) claro que existe y lo vivo a diario en casa así, como lo hacen miles de madres alrededor del mundo.

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad es una condición médica existente y documentada. Para ser más específica, el TDAH es una patología psiquiátrica y crónica que afecta entre el 2% al 5% de la población infantil (El TDAH no existe y otras faltas creencias). Las personas con este trastorno tienen diferencias en el desarrollo del cerebro y de la actividad cerebral que afectan su atención, su habilidad para concentrarse y su auto control. El TDAH puede afectar a un niño en el colegio, en casa y en sus relaciones sociales y amicales. Estos niños suelen ser conocidos como: niños hiperactivos.

Uno de los mitos más extendidos con el que tenemos que lidiar las madres con hijos con TDAH o su versión sin hiperactividad (TDA) es que este trastorno como tal, no existe. Siempre lo escucho: el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) no existe. Este mito, no sólo carece de fundamento médico y científico si no que, además, cuestiona nuestra habilidad y compromiso como madres (y padres también, por supuesto) pues concluye que al aceptar un diagnóstico de TDAH en nuestros hijos estaríamos “huyendo” por la “salida fácil” de la etiquetación, terapias y medicación, o para ponerlo en palabras de Marino Pérez – autor del discutible escrito: “Volviendo a la normalidad” –  “no existe ninguna condición neurobiológica ni genética identificada, y sí muchas familias donde no se asume que la educación de los niños es más difícil de lo que se pensaba”.

Niño hiperactivo saltando
El TDAH sí existe

Cosa que no puede estar más alejada de la realidad. No sólo porque recibir un diagnostico de TDAH o TDA es algo sumamente doloroso, algo que – estoy segura – ningún padre o madre en su sano juicio quisiera recibir, sino también porque para llegar a ese diagnóstico primero hemos visto a nuestros hijos esforzarse sin lograr sus objetivos académicos y/o deportivos, los hemos visto frustrarse (y nos hemos frustrado con ellos) y lo peor: hemos visto como su autoestima baja, como comienzan a transformarse en niños irritables, inseguros y tristes. Negar que tienen una dificultad en el aprendizaje y negarles ayuda profesional y/o médica no sólo es irresponsable, si no también cruel.

De otro lado, para decir que el TDAH no existe se refieren a la plasticidad del cerebro y cómo este trastorno puede mejorar (o mejora) sin ayuda a medida que pasa el tiempo. Si estamos de acuerdo con esto (de la plasticidad), también estaríamos de acuerdo con que trabajar el TDAH con terapias, talleres y técnicas especializadas tanto fuera como dentro del aula ayudará a mejorar sus síntomas. Asimismo, también es importante decir que sí existen pruebas clínicas y de neuroimagen en las que se puede identificar los casos de TDAH más severos y que la medicación sólo es necesaria en estos casos (muy severos). (clic acá)

Ahora; por Internet circulan muchos artículos en los que señalan que León Eisenberg, el “descubridor” del TDAH dijo antes de morir que era un trastorno ficticio. Basta con investigar de manera seria un poquitín sobre el TDAH para saber que Eisenberg no fue el padre de este trastorno (aunque fue muy relevante en su estudio) y que sus declaraciones sobre el mismo son una descontextualización y mala traducción de una entrevista que hizo a una revista alemana.  (clic acá)

Por último, quiero terminar diciendo que muchas personas nos dicen que el TDAH no existe, que es una exageración de la educación hiper-estricta a la que están sometidos los niños de hoy, que es una creación farmacéutica y etc. como una forma de darnos apoyo y ánimo a las madres una vez que abrimos nuestro corazón y compartimos que nuestros hijos padecen este trastorno. Pero, por favor no lo hagan. Sé que muchas lo hacen desde el amor de su corazón o la temeridad de su ignorancia, pero por favor, no lo hagan. Ya es bastante doloroso para nosotras aceptar este diagnóstico mientras lidiamos con profesores, terapeutas, psicólogos y neurólogos a la vez que acompañamos y contenemos a nuestros hijos.

Más bien, si quieren apoyarnos escúchenos, pregúntenos sobre este tema y mejor aún si lo hacen con una tacita de café o una copa de vino en la mano 😉.

Un comentario en “El TDAH sí existe”

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.