El día de la madre ¿Lo amas o lo odias?

El pasado domingo, como todos los segundos domingos de mayo, celebramos acá en el hemisferio sur el Día de la Madre. En este día conmemoramos a las madres por su valioso papel tanto dentro como fuera del hogar y por ser el pilar de las familias (en la mayoría de los casos, al menos).

Si bien es cierto, todos los días deberíamos honrar a nuestras madres (y padres), en mi opinión, es bueno tener un día en particular dedicado a celebrar a nuestras madres y su labor la cual – valgan verdades – pasa desapercibida en el día a día. Es una oportunidad de hacer tomar conciencia de la labor invisible, pero vital que hacemos en el hogar

¿Odias el día de la madre?
Amas u odias el día de la madre

 

 

 

Sin embargo, este año he sido sorprendida por la cantidad de gente que dice odiar el día de la madre. Muchas personas, la mayoría no-madres debo aclarar, dicen que lo odian porque sólo es una fecha más de consumismo sin límites en que más que celebrar a las madres se elogia el consumo ya que todos tienen que regalar, salir a comer, etc. (mmm, un poco tacaños, diría yo) Otras, ahora sí en su totalidad madres, dicen que es una farsa porque terminan trabajando igual (o incluso más) que otros días. Otras critican el hecho que sea obligatorio celebrar y saludar a las madres, ya que esto debería ser siempre y debería surgir espontáneamente (¿ya, en serio creen que lo harán espontáneamente?) y finalmente, hay muchas madres que lo odian porque les recuerda momentos tristes de su vida.

Considero que no se puede criticar la forma en que cada madre (junto con su familia) desea celebrar su día ni tampoco a quienes han sufrido pérdidas dolorosas y ese día se lo recuerda. Pero, entiendo el punto de la gente que critica el día de la madre por ser obligatorio, hasta cierto punto falso y porque nunca llega a estar a la altura de las expectativas de las madres.

Con este último punto me identifico y creo que la mayoría lo hacemos. Cuando tuve mi primer hijo (primeriza ilusa yo) pensé que en el día de la madre sería celebrada, engreída y alabada, pero nada más lejos de la realidad. Como hija y nieta (y última en el escalafón de madres de mi familia) debía celebrar a mi madre, abuela, tías y encima suegra. Y no sólo eso, si no que mi sueño era dormir plenamente, sin interrupciones y no tener que atender a ningún hijo durante el día, cosa que jamás ha pasado en el día de la madre desde que soy madre. Incluso escribí un post al respecto: Para ti mamá en tú día

Pero, a pesar de que mi sueño de dormir hasta que mi reloj biológico diga basta jamás se cumple en el día de la madre, debo reconocer que amo el día de la madre  y estoy a favor que se celebre. Me encanta que mi esposo y mis hijos se esmeren en atenderme (aunque siempre termine atendiéndolos más yo a ellos), me encanta que me levanten con un: ya es día de la madre, ¿estás despierta? Y lo que más me gusta es ir a los shows del colegio en los que mis hijos me cantan, me bailan y me declaran su amor. Además, considero importante tener un día en el que se reconozca el trabajo invisible que hacemos todas las madres que además somos amas de casa.

Y uds. ¿qué opinan? ¿aman el día de la madre? u ¿odian el día de la madre? ¿Están a favor o en contra? ¿Les gusta celebrarlo? ¿Cómo les gusta hacerlo? ¿Cómo yo les cuento es en este post?

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.