La salud mental y la maternidad

Salud mental madresEl 10 de octubre (hoy) se celebra el día de la salud mental. Este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha puesto el foco en los jóvenes y en la prevención y tratamiento de enfermedades mentales. Pues, como señala en su último informe: “La mitad de las enfermedades mentales comienzan antes de los 14 años, pero en la mayoría de los casos ni se detectan ni se tratan (…) en los adolescentes la depresión ocupa el tercer lugar [y] el suicidio es la segunda causa de muerte entre los 15 y los 29 años”.

Y acá en NeuroMamá celebramos la importancia de este día enfocándonos en la prevención y el cuidado de la salud mental de las mujeres, específicamente de aquellas que son madres, pues se sabe que la incidencia de los trastornos mentales es mayor en las mujeres que en los hombres y de acuerdo con médicos como el Dr. Luis Sandoval —especializado en psiquiatría y vinculado a Kaiser Permanente Santa Ana – California (entrevistado por el diario La Opinión el 13 de mayo del 2018): “Situaciones estresantes, como el ser madre de niños pequeños, aumentan la probabilidad de que la mujer experimente depresión u otros trastornos. Él señala, que esto se debe, ya sea, por el estrés familiar que se crea cuando llega al mundo un nuevo integrante de la familia o el ideal imposible de la “madre perfecta””.

Continuar leyendo “La salud mental y la maternidad”

Tips para mantener tu Salud Mental de Madre

El 10 de octubre se celebra el día mundial de la salud mental. Este año el foco está en los jóvenes y su salud mental en un mundo en transformación. Y como no puede ser de otra manera, esta NeuroMamá se preocupa por la salud mental de las jóvenes (siempre jóvenes) madres pues, no hay niños felices sin madres felices y tranquilas. En ese sentido, debemos hacer de nuestra salud emocional una prioridad. 


El estrés y la ansiedad son los males más comunes de este mundo moderno y son los que más atacan a las mujeres (madres o no madres) de hoy. Los síntomas causados por estos males modernos pueden llegar incluso a afectar nuestra salud mental y emocional, por lo que debemos priorizarla y tomar medidas simples para vivir una mejor vida y disfrutar más de ella.

Así que para combatir estos males y atender nuestra Salud Mental de madres la cual – no lo podemos negar – no siempre está tan bien cuidada como deberíamos; les dejo estos #NeuroTips que nos ayudarán a hacer de nuestra salud emocional y mental una prioridad.

Espero que estos tips les sean tan útiles a Uds. como a mí. He empezado hace poco a hacerlos todos y de verdad que me están ayudando muchísimo. (Siéntanse libres de descargar y compartir la siguiente imagen). 

Salud mental para madres
Como madres debemos priorizar nuestra salud mental y emocional.

Milagros Sáenz de NeuroMamá Blog en Youtube

Hola soy Milagros Sáenz creadora del blog NeuroMamá, y en esta ocasión les comparto una interesante entrevista que me realizó Tatiana Cuadros (Tatiana Coach) en su canal de YouTube: #TatianaCoachTV.

En la entrevista con Tatiana hablo sobre la creación de mi blog NeuroMamá, el porqué del nombre, los temas que se tratan y el trabajo que significa manejar un blog. También conversamos sobre mi libro: Ser Madre y sus Dilemas – producto de una investigación sociológica de casi 2 años – y las expectativa neuróticas de las madres consecuencia del contexto social en el que vivimos.

¡No se la pueden perder!  (clic en la foto para ver la entrevista completa)

Milagros Sáenz NeuroMamá Blog

¿Primero tú, o primero tus hijos?

¿Ponerte a ti primero te hace una mala madre?
Esto es lo que se preguntaba una amiga mía en su Facebook hace unas semanas atrás: ¿Primero tú, o primero tus hijos? Es una pregunta válida pues, como mujeres y más aún, como madres – siempre nos enseñan y educan para poner a nuestros hijos primero. Ellos son y deben ser nuestra prioridad siempre, sin importar nuestras circunstancias. Y si en algún momento no lo hacemos, si no los ponemos a ellos antes que a nosotras, seremos juzgadas y catalogadas como “malas madres”.
Y es que no son solo las historias de amor maternal con las que hemos crecido, esas que ensalzan el amor de una madre hacia su hijo, si no también están los programas de TV donde la buena es una madre abnegada y la mala de la novela no tiene hijos, o si los tiene simplemente los ignora peor que a un trapo; si no, son también los avisos comerciales que subliman y hacen hincapié en el amor y sacrificio de las madres y por supuesto, están nuestros familiares y amig@s que de alguna u otra manera nos señalan y recuerdan que la norma correcta, el deber ser es poner a nuestros hijos primero, siempre.  
Happy Woman jumping into the ocean

Por todo esto, para muchas de nosotras, ponernos primero es sumamente difícil y viene con mucha culpa. Pero, como bien señala mi amiga (toda una revolucionaria de la maternidad, dicho sea de paso) es necesario e incluso, saludable ponernos a nosotras primero. ¿Por qué? Por simple lógica: yo tengo que estar bien, para que la gente que depende de mí (léase, mis hijos, y en mi caso particular, marido y hogar) estén bien.  

Primero, debo estar bien yo, saludable yo, contenta yo, tranquila y satisfecha con mi vida yo, para poder estar bien con ellos y con el mundo en general. Esto no es ser egoísta, para nada esto es – en mi opinión – ser conscientes de nuestra propia importancia.
Ponernos a nosotras primero, no nos hace malas madres, no nos hace egoístas. Nos hace personas conscientes de nuestro valor. Por supuesto, todo en su real dimensión. Si mi hijo o hija tiene alguna emergencia o está pasando por un momento difícil, naturalmente mi dedicación y atención irá prioritariamente hacia él o ella. Pero, como pauta de comportamiento diario yo debo estar primero. 
Nosotras como personas, como individuos, necesitamos nuestros espacios propios y éstos deben ser significativos y respetados. Si nosotras no nos damos importancia y no nos preocupamos por nuestras cosas ¿quién lo va a hacer? Necesitamos ser nuestra prioridad. ¿Cómo pretendemos enseñarles a nuestras hijas a que se amen y respeten, si nosotras no lo hacemos con nosotras mismas? La única manera de enseñar respeto, transmitir felicidad y educar en amor y comprensión es viviendo esa felicidad, sintiéndonos amadas, importantes y haciéndonos respetar. 
Primero yo, pues ¿no? O ¿Uds. qué opinan?

Varicela: Todo lo que debes saber

*Edición Especial 

Los casos de varicela que se han reportado en el país en las últimas semanas nos dejan muy preocupados. Esta infección tan común y aparentemente inofensiva, se llevó la vida de 6 niños en el departamento de La Libertad, así que para calmar nuestras dudas les traigo estas preguntas frecuentes.
¿Qué es la varicela? ¿Cuáles son sus síntomas?
La varicela es una infección viral que se presenta sobre todo en niñ@s menores de 10 años. Es producida por el virus Varicela zóster. Sus síntomas son: malestar, cansancio y fiebre, la aparición en todo el cuerpo de manchas rojizas que luego se convierten en ampollas que causan una intensa picazón.
¿Cómo se contagia la varicela?
El contagio se produce por el contacto con el líquido de las ampollas, la saliva y las secreciones respiratorias que son transportadas por el aire, especialmente cuando el enfermo tose o estornuda. También se contagia al estar en contacto con objetos que han sido contaminados. Es por eso que los niños con varicela deben ser aislados y sus utensilios separados. Es sumamente contagiosa, el 90% de las personas expuestas (que no la hayan tenido antes) desarrollarán la enfermedad.
¿Una vez el niño está contagiado cómo se lo trata?  
Básicamente con paracetamol. El ácido acetilsalicílico (conocido como aspirina) queda prohibido, así como el ibuprofeno y los polvos, las cremas y los antihistamínicos tópicos (en crema).
 ¿Qué hacer cuando aparecen las lesiones en la piel?
Paliar la molestia producida por la picazón para evitar que se rasque.
¿Cómo?
Bañándole en agua tibia sin jabón, baños de avena, aplicar paños húmedos de agua tibia en las zonas más afectadas, colocarle una loción humectante, además de cortarle las uñas y asegurarse que estén siempre muy limpias, lavarle las manos con frecuencia (si es un bebé es recomendable ponerle manoplas o guantes de algodón). También es aconsejable vestirlos cómodos y frescos con ropa ancha de algodón (para evitar roce). Durante la varicela evita que se exponga al sol, aunque sí es bueno que le dé el aire, porque acelera la curación de las llagas.
¿Puede complicarse la varicela?
Muy pocas veces. Lo más frecuente es una sobreinfección bacteriana en la piel a causa del rascado. Son muy poco habituales las complicaciones que afectan al sistema nervioso, las que producen neumonía y las que provocan una peligrosa enfermedad llamada síndrome de Reye.
El doctor Dante Nicho, gerente del Hospital de la Solidaridad, señala que las complicaciones frente a esta enfermedad se dan por dos motivos:
1.       Por un bajo sistema inmunológico – bajas defensas del organismo; común principalmente en niños con desnutrición. Esto podría derivar en una neumonía pues la bacteria ataca las vías respiratorias.
2.       Por la piel: al rascarse excesivamente las ampollas, podrían infectarlas provocando así que las bacterias ingresen a la piel y termine con una infección generalizada. Es por esto, que el Dr. Nicho recomienda siempre mantener la higiene en los niños que estén pasando por el proceso de la enfermedad con las uñas muy cortas y limpias. (Fuente clic acá)

¿Cómo se previene el contagio de la varicela? 
Básicamente evitando el contacto con la persona infectada. Se debe aislar al niño que está pasando la varicela: no puede ir al colegio, ni a lugares donde haya otros niños, cuando vaya al pediatra es necesario que se le comunique que el niño está yendo por esta enfermedad. Separar sus cubiertos y juguetes.

Otro modo de prevenir la varicela es la vacunación. Ésta se realiza a partir del primer año de edad. Sin embargo, la vacunación para varicela no está incluida dentro de la cartilla nacional de vacunación por lo que los padres deben adquirirla de forma particular. 

¿Cuál es la población de riesgo para esta infección? ¿Qué pasa si se contagian? 
La población de riesgo son: bebes menores de 12 meses, mujeres embarazadas (sobre todo durante el primer trimestre) y adultos en general (para quienes los síntomas suelen ser más molestos). En estos casos el proceso es más agudo y suele ir acompañado de otros síntomas como desasosiego, fiebre alta, dolores de cabeza e inapetencia. Es necesario que estos pacientes críticos vayan inmediatamente al médico si sospechan que tienen la enfermedad. Si la embarazada está cursando el primer trimestre de gestación, la varicela puede afectar al feto. De otro lado, la varicela en niños menores de tres meses, es muy peligrosa y se aconseja su visita inmediata al pediatra.

¿Es posible volver a contraer la varicela si ya se la tuvo con anterioridad? 
No. La varicela sólo se contrae una vez en la vida. El organismo queda inmunizado para siempre contra ella. Pero, el virus de la varicela no desaparece, queda adormecido y podría manifestarse, en la adultez, como un herpes zóster.

Si mi hijo ya tuvo varicela, ¿Debe vacunarse? Si el/la niñ@ ha sido diagnosticad@ claramente de varicela, NO debe vacunarse.
Recuerden que lo más importante en estos casos es la PREVENCIÓN. Si un niño presenta fiebre de 38 grados o más durante dos días, es necesario llevarlo de inmediato a un establecimiento de salud para su control y así evitar posibles complicaciones. 

Ser madre y sus dilemas – Milagros Sáenz y Stella Santiváñez

¿Cómo viven, sienten y practican su maternidad las limeñas de hoy?
Este libro escrito por quien les escribe (Milagros Sáenz) junto con Stella Santiváñez intenta retratar el significado de la maternidad en la Lima de hoy, plasmar los retos que trae consigo el ser mujer y el ser madre actualmente. Indagamos, preguntamos y nos cuestionamos cómo es que practican, viven y sienten su maternidad las limeñas en la actualidad.
Desde la sociología, recogemos diversos testimonios que nos indican que el ser madre va más allá del acto biológico. Es decir, implica más que el acto de parir pues trae consigo una serie de mandatos sociales y culturales que se imponen como verdades absolutas sobre las mujeres una vez somos madres imponiéndonos como válida y única una determinada manera de ser, sentir y vivir la maternidad. La sociedad nos comanda a expresar y ejercer nuestra maternidad de una determinada manera. Así, las mujeres – una vez somos madres – nos damos cuenta que ingresamos a un sub-mundo en dónde prácticamente (por no decir, todos) nuestros actos están regulados y se espera deben ser de cierta manera. La sociedad supone, asume y espera que nos comportemos de determinada manera una vez somos madres.
Cover of the book: Ser Madre y Sus Dilemas Milagros Sáenz y Stella Santivaez
Esto, genera mucha culpa y pesadumbre en aquellas mujeres que sienten y/o ejercen su maternidad de una manera distinta al resto. Aquellas que sólo quieren un hijo, aquellas que trabajan a tiempo completo porque su trabajo las hace feliz (y no por necesidad económica), aquellas que prefieren ir a la peluquería en vez de acompañar a sus hijos a una fiesta infantil, e incluso aquellas que NO quieren ser madres.
Cover of the book Ser madre y Sus Dilemas Milagros Sáez Stella Santivañez

Y este “deber ser” no sólo nos indica cómo debemos comportarnos, sino también como debemos sentirnos y sentir con respecto a nuestros hijos. Debemos amarlos desde el minuto que nos enteramos que vamos a ser madres, es más, debemos incluso amarlos y desearlos antes de ser madres, pues es así el instinto maternal, el amor materno no tiene límites y – se asume – todas queremos y estamos llamadas a ser madres. Nada más lejos de la realidad cómo podremos observar en el libro.

Lo interesante del libro es que rompe con estos mitos y nos muestra una maternidad real y actual. Nos muestra lo complejo de la maternidad, nos muestra que el ser mujer y madre es único y distinto en cada mujer, así como únicas y distintas somos todas las mujeres. Nos muestra que no hay una forma “ideal” de ser madre, que el “instinto materno” no existe como tal y que cada mujer siente y expresa esta maternidad de una manera distinta y ninguna es mejor o peor que otra. Simplemente, son distintas y “El amor maternal es sólo un sentimiento humano. Y es, como todo sentimiento humano, incierto, frágil e imperfecto[1]”.


Si te pareció interesante esta pequeña reseña del libro, quieres saber más al respecto y/o quieres tener tu copia del libro ya y además aprovechar la oferta por estreno. Ingresa a la fan page del libro: Facebook.com/SerMadreysusDilemasLibro  o escribe a: pedidos.sermadreydilemas@gmail.com



[1]Elizabeth Badinter

Mamá Bloguera Peruana Milagros Saenz en Oh Diosas

Entrevista a la mámá bloguera peruana Milagros Sáenz González del blog Neuro Mamá en el programa Oh Diosas de Plus TV. El tema a tratar fue: Las Tareas de mis hijos.

La entrevista se llevó a cabo 20.10.2015

Mi post, post-parto

En este momento me encuentro en lo que para mí se llama el post, post-parto. El tiempo que viene después del post parto o puerperio. El post parto o puerperio, son los 40 días posteriores al nacimiento del bebé. Se supone que en este tiempo el útero regresa a su tamaño natural y la mujer queda fuera de peligro, se pierde el agua que una retiene durante el embarazo y ya quedas lista para retomar tu vida como siempre. Pero, en mi caso y luego de haber engordado más de 20 kilos en mis dos primeros embarazos, el post parto se prolonga. Luego de los 40 días de ley,  ya sé que vienen muchos más y me lo debo tomar con calma. Además como he sido cesárea las 3 veces, me lo tomo con más calma aún, es así que recién al 3er mes empieza para mí el post, post-parto.

Comienzo haciendo deporte, aunque sea sólo media hora. Al principio me cuesta mucho, pero en dos semanas ya estoy haciendo 45 minutos como si nada. Y, naturalmente no bajo de peso ni un gramo hasta 6 semanas después de haber empezado a hacer deporte y comido sano. En el ínterin saco cita con todos los médicos que pueda para ver cómo mejoro.  Ahora estoy sufriendo en esa etapa horrible en la que ando a dieta y hago un poquito de deporte y no bajo nada.

En mis primeros dos embarazos bajé de peso yo sola, comiendo sano y haciendo full deporte Después de mi segundo embarazo me fue más difícil recuperar mi peso (también engordé más) y justo cuando me faltaban 3 kilos para estar en mi peso, ¡zaz! salí embarazada de nuevo, así que ahora estoy nuevamente luchando para recuperar mi peso. Ahora sí lo estoy haciendo con ayuda profesional, porque ya después de 3 embarazos y con más de 30 años la cosa se complica bastante.

Y bueno, aparte de ir a un nutricionista también como parte de mi post, post -arto he ido con el dermatólogo para ver las manchas que me han salido luego de este último embarazo,  al fisioterapeuta porque por dar de lactar tengo la espalda destrozada, además que tengo una diastasis en los rectos muy fuerte que se ha juntado con la hernia que me salió en el ombligo por los embarazos, debido a esto también he tenido que ir al cirujano para ver si es necesario operar y hasta cuando puedo esperar para hacerlo, además también tengo pendiente la ida al dentista porque los embarazos destrozan los dientes y finalmente, debo de ir a un angiólogo porque con los cambios de peso y presión tengo várices en las piernas y una venita se me ha roto en el dedo.

La verdad que jamás me imaginé que terminaría tan matada luego de mis embarazos, claro admito que me excedí en la subidera de peso, (pero gran parte de la culpa es de mi 1er ginecólogo; no lo recomiendo para nada) que no se dio cuenta que hago diabetes gestacional y por eso subo tanto de peso, cosa que sí se dieron cuenta en este mi tercer embarazo y no engordé tanto.  Pero, bueno, fuera de eso, el embarazo de por sí afecta mucho al cuerpo de la mujer, y sobre todo al cuerpo de esta mujer que ahora está luchando a diario para recuperar (algo de) su figura, su cutis y como diría Austin Powers su “mojo”. Ya les seguiré contando como me va, todo sea por poder ponerme un bikini en el verano 2014!

Ejercicios ahí voy!!!!

The 20-Minute Pilates Workout: 4 Weeks to a Bikini Body.

10 cosas que no le debes decir a una recién parida

Tengo una bebé de 7 semanas y puesto que ya tengo experiencia en esto de la maternidad, no ando obnubilada por la felicidad y estoy más atenta que nunca a los comentarios “bien intencionados” que recibo. La gente dice de todo, pero estas son definitivamente 10 de las peores cosas que te pueden decir una vez acabas de parir. Así, que despistados por favor tomen nota.
  1. ¿Para cuándo es? ¿Cúanto tiempo tienes?
     Si eres mi “amigo” desde este momento dejaste de serlo. Mira mi facebook, sigue mi twiter o por lo menos enterate por otra gente: ¡ya parí! Mi bebe tiene 1 o 2 meses o de repente, 5. Esta panza se demora en ir, se demoró 9 meses en crecer, dame 9 meses para bajarla. Y de verdad, mírate al espejo primero. 

  2. Todavía te falta bajar de peso, ¿no?
¿    Y, ¿crees qué me lo tienes que decir por qué yo no lo he notado? Ya te lo dije: la panza se demoró 9 meses en crecer, dame 9 meses para bajarla. Además yo no ando mirando tu cuerpo, ¿qué %$%&/ miras el mío?.

  3.   Y ¿qué tal tus noches?
     ¿Tú que crees? ¿Cómo crees que son las noches con un recién nacido? Si no lo sabes te invito a mi casa a dormir. Puedes dormir en mi cuarto con el bebé y si quieres, te presto mis bubis para que le des de lactar. Te la vas a pasar genial.

  4.  Pasa rápido, pasa todo muy rápido. ¡Disfruta!
      Esta es la típica de las abuelitas o de la gente con hijos grandes, obviamente sufren de amnesia. No, no pasa rápido cuando te tienes que levantar 3-4 veces en la noche, y definitivamente no hay nada que disfrutar de eso.

  5. ¿Qué es esa mancha que te ha salido en la cara/panza/cualquier parte del cuerpo?
       Esta mancha se llama melasma y se debe a los cambios hormonales. ¿Quieres qué te deje una igual en la cara?

  6. Y ¿a quién se parece el bebé?
      Todavía a nadie, y con suerte a mí o a mi marido. Sería trágico que se parezca a mi suegra o peor aún, a mi ex.
   
  7.  ¿Qué tal el parto? ¿te dolió? O ¿fuiste cesárea?
      ¿De verdad quieres saber? No, no dolió nada. Fue como ir a un picnic en la playa. ¡No seas pes…!! Y para que lo sepas: la cesárea también duele.

  8.   ¿Lo quieres mucho a tú bebe, no?
       Es que tú te mereces un premio
  9.    Deberías descansar, estás con unas ojeras…
      En mi caso particular esta tiene una variante,es mi mamá (sí, mi propia madre) diciendome: “¿Por qué no te pones la crema anti-ojeras que te regale? Deberías usarla”. Mami, y demás gente que menciona mis ojeras: si nos les gustan, vengan y duerman en mi casa por un par de noches y después me enseñan las suyas, ¿ya?
  10.   ¿Cuándo volverás a estar activa?
      Esta sobre todo para los maridos: o sea, ¿te parece qué no estoy activa? ¿Te parece que dar leche unas 6-7 veces al día, cambiar 8 pañales al día y correr por toda la casa con un recién nacido no es actividad? ¡¡Ni el Ironman es tan fuerte cómo esto!! ¡Ubícate!

  Ya saben, si tienen alguna amiga que acaba de parir (sentirse recién parida también es un estado de ánimo que pueda durar durante el 1er año del bebe). Estas son las 10 cosas que, ni por casualidad deben decir.