Milagros Sáenz entrevista libro Ser Madre y Sus Dilemas

Juan Carlos Tafur de Exitosa Radio me entrevistó; sí a mí a Milagros Sáenz, a raíz del libro que escribí con Stella Santiváñez: Ser Madre y Sus Dilemas. El libro trata sobre lo que significa ser madre (y no serlo), explora el significado de la maternidad en la sociedad Limeña de hoy.

Las invito a escuchar la entrevista pues, aunque lamentablemente Stella no pudo ir, es una de las mejores entrevistas que el libro ha tenido pues, Juan Carlos comprendió el significado y el motivo por el que este libro era necesario el día de hoy. Más, aún hace referencia a la investigación sociológia y cualitativa que hay atrás. Y ya, ya no los voy a a aburrir más

Un poco tarde para compartirlo, pero vale. Más vale tarde que nunca.

Mamá Bloguera Peruana Milagros Saenz en Oh Diosas

Entrevista a la mámá bloguera peruana Milagros Sáenz González del blog Neuro Mamá en el programa Oh Diosas de Plus TV. El tema a tratar fue: Las Tareas de mis hijos.

La entrevista se llevó a cabo 20.10.2015

Mamá Bloguera Peruana Milagros Sáenz – Blog NeuroMamá En: “Sobre El Tapete” Capital TV

Entrevista a Mamá Bloguera Peruana Milagros Sáenz González del Blog NeuroMamá. Neuro Mamá Blog del Perú en el programa “Sobre el Tapete” con Carolina Sifuentes de Capital TV.

El tema fue: Tipos y estilos de crianza

5 maneras de prevenir el abuso sexual infantil

Leer, hablar,  investigar y escribir sobre el abuso sexual infantil me genera un absoluto rechazo. Me dan nauseas, mareos… Todo mi cuerpo rechaza este tema profundamente. Honestamente, muchas veces prefiero no saber. Prefiero enterrar la cabeza y fingir que esas cosas no pasan. Pero, pasan. Y son mucho más comunes de lo que imaginamos y lo que (quisiéramos) creer.
Basta con prender la radio, la televisión o la computadora y escuchar, ver o leer las noticias. Lamentablemente, el abuso sexual infantil es más frecuente de lo que todos quisiéramos admitir. Hoy es una conocida e influyente congregación religiosa (Sodalicio de Vida Cristiana) la que es acusada de “tapar” estos vejámenes, ayer fue un miembro de la familia de la víctima  y quizá mañana, sea un profesor o profesora de la escuela. No puedo taparme los ojos, los oídos y pretender que nada pasa. No puedo y no debo, porque la mejor manera de evitar el abuso sexual infantil es la PREVENCIÓN.
Prevenir el abuso sexual infantil
Dada mi naturaleza investigadora y neurótica, a raíz de las últimas noticias decidí que debía informarme e investigar sobre el abuso sexual infantil y adolescente y la mejor manera de evitarlo. Me preocupa mucho la integridad física y emocional de mis hijos y no quisiera que ellos fueran víctimas de ningún tipo de abuso y tampoco quisiera que pasaran por situaciones que los incomoden. Para esto busqué en diversas instituciones dedicadas a la prevención de abuso y maltrato infantil, y sobre esta base he generado mi propia lista sobre cómo prevenir el abuso sexual infantil y aquí la comparto.
Para empezar, la mejor manera de frenar el abuso sexual es la prevención. Así, que todos estos tips son para eso, para evitar que suceda.
1.     Infórmate, conoce los hechos y entiende los riesgos. De acuerdo con la organización sin fines de lucro Kid’s First (www.kidsfirstinc.org), debe ser la realidad, no la confianza (en las personas, instituciones o similares), la guía para la toma de decisiones en cuanto a tus hij@s.  Conoce estas cifras pues, te pueden ayudar a tomar decisiones acertadas:
a.       1 de cada 4 niños y 1 de cada 6 niñas serán abusados sexualmente antes de su mayoría de edad. Haz las matemáticas cada vez que entres a un sitio lleno de niños. Triste, pero real.
b.      Solo 1 de cada 10 niños denuncia el abuso.
c.       1/3 de los abusados son menores de 8 años.
d.      La edad promedio de las víctimas de abuso sexual infantil es 9 años
e.      Más de la mitad (59%) de los actos son perpetrados por personas de confianza de la familia. El modus operandi de estos depredadores, consiste en ganarse primero la confianza de los cuidadores principales de los niños.
2.       Reduce los riesgos: Minimiza situaciones de peligro. El abuso infantil ocurre cuando un adulto está a solas con el niño.
3.       Comunicación y educación: mantén una comunicación fluida y honesta con tus hijos. Edúcalos, enséñales sobre sus partes íntimas y cómo cuidarlas y protegerlas. NADIE, absolutamente NADIE, debe tocarles ni mirarles sus partes íntimas. Tampoco ellos deben ver ni tocar las partes íntimas de otros. Al recibir la información adecuada según su edad, los niños podrán identificar a un potencial abusador y poder protegerse.
4.       Mantente alerta: No esperes señales obvias, es necesario saber identificarlas. De acuerdo con el portal bebesymas.com hay que estar atentos a señales físicas como: irritación, inflamación o sarpullido en los genitales, infecciones de vías urinarias, etc. y otros problemas como dolor abdominal o de cabeza fruto de la ansiedad. De manera más habitual surgen problemas emocionales o del comportamiento tales como: retraimiento o depresión, exceso de autoexigencia, rabia y rebeldía inexplicables, etc.
Un comportamiento y lenguaje abiertamente sexual y atípico para la edad pueden ser también signos de alarma.
5.       Ten un plan: en caso tu hij@ o algún otro niño te cuente que es víctima de abuso, NO sobre reacciones. Tómatelo con calma y acude a un médico especialista para que lo examine.
NOTA: la mayoría de los casos denunciados por niños son verdaderos. Si algún niño te cuenta que ha sido víctima de abuso sexual: ¡Creele!
  • En el Perú  niños y adultos pueden llamar a la línea 100 del Ministerio de La Mujer, sistema confidencial de denuncias abierto las 24 horas.
    Pueden presentar sus denuncias a los Centros de Emergencia Mujer o a las Demunas de sus distritos (todas las municipalidades tienen una DEMUNA)
    Para más información y enlaces que incluye directorios a nivel nacional en: Fundación Ríe Perú 2021  http://www.rieperu2021.com/
Fuentes:
Children’s Advocacy Center: http://www.childrensadvocacycenter.org/
Kid’s First Org: kidsfirstinc.org
EPS Sura: http://www.epssura.com/
Unicef Perú: unicef.org/peru
OIT: ww.oit.org

¡No estoy sola!

Uno de los motivos por los que empecé a escribir este blog fue por la necesidad apremiante que tenía de compartir los sentimientos, angustias y dudas por las que estaba pasando como madre primeriza. Además, necesitaba también sentir compañía en este difícil e incierto camino de la maternidad.  Todo era tan nuevo, tan distinto y no sabía si todo lo que me pasaba estaba dentro de lo considerado “normal”. Así, empecé a escribir y a compartir con otras mamás para estar “acompañada” y me di cuenta que, no era la única que tenía esas angustias paralizadoras, no era la única que estaba traumada por la crianza y educación de mis hijos y ¡no estaba sola!

En mis primeras épocas de madre me sentía muy sola, no tenía prácticamente ningún adulto con

quien conversar. Mis mejores amigas no tenían hijos, es más, la  mayoría seguían solteras así que no comprendían para nada cómo mi vida había cambiado. Encima, como andaba traumada por generar un vínculo sólido y duradero con mi bebé, dedicaba el 99% de mi tiempo a estar con él. Mi marido, pasó a un quinto plano y el resto del mundo dejo de existir.

Con el blog, me alegró mucho saber que no era la única que había “abandonado” su vida. Y, algo similar me sucedió hace poco con el post sobre la Disfunción de Integración Sensorial. Estaba en un momento de crisis, y fue muy reconfortante saber que ¡No era la única que pasaba por eso! Recibí varios emails, inboxes, mensajes y hasta llamadas de mamás, que como yo, estaban preocupadas por sus hijos y ya habían pasado, o estaban pasando por temas similares y cuyas reacciones, habían sido de lo más diversas. Nuevamente, me sentí acompañada y recibí miles de tips súper útiles.

Incluso, recibí la llamada de una buena amiga quien estaba sumamente molesta porque –a su entender- yo había expuesto un tema sensible y privado de manera pública. ¿Qué me había pasado? ¿Cómo se me ocurría poner algo así? ¿Cómo podía yo misma etiquetar a mi hijo? Le di la razón. Quizá me excedí, pensé. Me hizo pensar algunas cuestiones que yo no había considerado, como la privacidad de mi familia. Y comprendo su punto.


Pero, por otro lado también considero que es importante hablar de temas reales que me (y nos) suceden como madres. Conversar sobre diagnósticos difíciles y temas que – un poco por vergüenza y otro poco por orgullo – no tocamos. Esto permite intercambiar emociones, sentimientos e ideas, aligerar la carga y sentirnos acompañadas y ¿por qué no? comprendidas y saber también, que no estamos solas. En mi caso, incluso llamadas como las de mi amiga (aunque sean para requintarme) me hacen saber que no soy la única, que es bueno compartir y que como decía al comienzo ¡no estoy sola! … y no tengo porque estarlo. 

¡Gracias por contactarse!