Mi hijo tiene TDAH ¿Qué hago?

Estos días me han estado llamando y escribiendo varias amigas, mamigas, conocidas y seguidoras del blog con más o menos la misma pregunta: ¿qué hago ahora que sé que mi hijo/a tiene TDAH? ¿Cómo lo afronto? ¿Qué le digo? ¿Para empezar, Le digo?
Me halaga mucho que recurran a mí para estas preguntas tan importantes y significativas pues, para ninguna madre es motivo de alegría recibir uno de estos diagnósticos.

Mi hijo tiene TDAH ¿Qué hago?

Cómo sé que varias se preguntan lo mismo, comparto por acá mis respuestas:
1. Mantén la calma. Un diagnóstico de TDAH no es el fin del mundo. Por el contrario, es algo muy útil pues sabrás cómo apoyar de la manera más adecuada a tu pequeño/a. Recuerda que Steve Jobs, Michael Phelps y Walt Disney (y muchos más hombres y mujeres exitosos) han sido diagnosticados con TDAH.
2. Ten un plan de acción. ¿Qué es lo que te ha recomendado el profesional de salud que trata a tu hijo/a? ¿Talleres? ¿Terapias? ¿Deportes? ¿Medicación? ¿Una mezcla de las anteriores? Conversa con tu pareja y observa tu presupuesto para que puedas incorporar el mejor plan para tu hijo/a.
3. Edúcate sobre este trastorno. Pregúntale a tu pediatra o a un profesional de la salud mental, lee libros, tratados o investigaciones científicas serias (hay varios artículos sencillos de leer en webs especializadas). Investiga sobre la mejor manera en la que puedes ayudar a tu hijo/a. Un libro buenazo de este tema es el de Armando Filomeno: El niño con Déficit de atención e hiperactividad y este otro: “Nunca quieto, siempre distraído: ¿nuestro hijo es hiperactivo?” De Paulino Castells.
Y finalmente,
🌟 Bajo ninguna circunstancia te dejes influenciar por artículos falsos e información de dudosa procedencia que circula por internet con respecto a este trastorno. Hay muchos mitos circulando en las redes y en el día a día. Personas bien intencionadas pero, mal informadas. Es por eso que el punto 3 es clave: infórmate al respecto, edúcate y educa a tu familia y amigos. Guíate también por tu experiencia e intuición. Si estás en duda, consulta con fuentes serias como la asociación americana de psiquiatría y para más info de primera mano acá en mi página 😉 www.neuromamablog.com en la barrita de búsqueda poner TDAH.

¿Para qué sirve un diagnóstico?

¿Para qué sirve un diagnóstico? Un diagnóstico de TDAH o de cualquier trastorno de aprendizaje sirve para dar luz sobre la dificultad que nuestro niño presenta. Un diagnóstico apropiado recibido en el momento oportuno permite encontrar (o adecuar) la mejor manera para apoyar y guiar al niño o niña en su desarrollo y aprendizaje.

Un diagnóstico es más que una etiqueta

Hace poco conversaba con una amiga sobre la nueva ley de protección de las personas con TDAH y las dudas que me generaba (VER POST ACÁ). Ella, abogada experta en temas de inclusión y sensibilización de personas con habilidades diferentes, me indicaba que no debía ser necesario contar con ningún diagnóstico de nada para que un niño o niña vaya a la escuela y aprenda cómodamente. Desde su perspectiva, el aula debía ser un espacio tan inclusivo y acogedor que cualquier niño, con cualquier problema o trastorno de aprendizaje pudiera aprender a su propio ritmo y sin mayores contratiempos sin necesitar un diagnóstico.

Entiendo perfectamente de dónde viene su posición. Ella parte que tanto el maestro como la currícula deben ser flexibles y amoldarse a la diversidad de aprendizajes existentes. Pero, la realidad es que tanto el mundo, como el aula funcionan con una mayoría de personas que están dentro de la norma (es decir, que caen dentro del promedio en un gráfico de distribución normal) donde todos avanzan a un ritmo similar, y quienes sobresalen son minoría.  

Diagnóstico TDAH Trastorno de aprendizaje. ¿Para qué sirve un diagnóstico de un trastorno de aprendizaje?
¿Para qué sirve un diagnóstico de TDAH o algún otro trastorno de aprendizaje?

Recuerdo una (dolorosa) época en la que evitaba ir a recoger a mi hijo del colegio con tal de no recibir comentarios sobre su comportamiento. ¡Dios mío! Día que lo recogía, día que la profesora me recriminaba algo. Ese año sufrí más contracturas musculares que nunca en mi vida. Finalmente, al terminar el segundo bimestre me pidieron que le hiciera una evaluación integral. La hice. Lo llevamos a la psicóloga que el colegio nos recomendó (no quería ninguna objeción a ese diagnóstico). Luego de 10 sesiones, varios tests y de desembolsar un montón de dinero, tuvimos el diagnóstico: con un IQ de 146 mi hijo se aburría en clase. Nada más. No había TDAH ni problemas emocionales. Tenía que continuar con su terapia de integración sensorial (diagnóstico que tenía del año anterior) y la profesora tenía que aprender a manejar a un niño inquieto y curioso que avanzaba demasiado rápido.  

Comprenderán que ese diagnóstico fue liberador. Desde ese día, a la fecha nunca más me han vuelto a citar al colegio por mi hijo. Jajajaja (y sí, me río de la felicidad). Y claro me dirán, fue liberador porque fue “positivo”. Pero, ¿acaso no lo son todos los resultados? ¿acaso no son positivos en el sentido que nos permiten identificar el tipo de atención o ayuda que necesita nuestro hijo y enfocar nuestros esfuerzos en su necesidad?  

Mi amiga me diría: ¡¡no tendrían que haberte hecho pasar por todo eso Milu!! Ni a ti, ni a él. Sí, es cierto hubiera preferido no tener tantas contracturas musculares, ni vivir torcida ese año. El acercamiento de la profesora definitivamente, no fue el mejor. Pero, ¿cómo iban a saber ella y todo el departamento psicopedagógico la mejor manera de estimular a mi hijo, retarlo intelectualmente, sacarle el jugo a sus capacidades sin ese diagnóstico? Se hubieran quedado con un niño re-movido que aprende rápido y fastidia en el salón.  

Un diagnóstico no sirve para etiquetar a un niño, ni para compadecerlo, ni mucho menos para disminuirlo. Todo lo contrario. Un diagnóstico sirve para dar luz sobre la dificultad que el niño o niña en cuestión presenta. Un diagnóstico apropiado recibido en el momento oportuno permite encontrar (o adecuar) la mejor manera para apoyar y guiar al niño o niña en su desarrollo y aprendizaje. Tal como pasó con mi princesa preciosa.

Ya he escrito sobre el TDAH de mi hija la segunda. Luego de meses y meses de ver cómo se frustraba por no poder aprender al ritmo de sus compañeros, de pasarla mal en el colegio y que su autoestima terminara por los suelos, recibir su diagnóstico fue un regalo. Instrucciones muy largas y ordenes sueltas la perdían. Sabiendo esto, talleres y terapias adecuados hicieron que se nivele en menos de un año. Hoy es nuevamente la niña alegre y segura de siempre y continúa con sus talleres que le permiten tener su mejor desempeño.

En mi experiencia, un diagnóstico adecuado y oportuno no sólo es utilísimo si no hasta sanador. No caigamos en el facilismo de equiparar diagnóstico, con etiqueta pues, sabemos que ni uno ni lo otro, nos definen. Somos más que eso, mucho más que una etiqueta. Tener conocimiento de las dificultades que tenemos nos ayuda a comprendernos (y comprender a nuestros seres queridos) y poder atender esas necesidades.

Si están dudando evaluar a sus hijos, espero que mi experiencia los ayude.

El TDAH en el Perú y la Ley 30956: algunos apuntes

Ley 30956 TDAH Perú

El pasado 06 de junio el ejecutivo publicó la ley de Protección de las personas con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) cuyo propósito es establecer disposiciones que sensibilicen a la sociedad y que atiendan a las personas con este trastorno.

Definitivamente, esta es una excelente noticia para todos aquellos que vivimos con o alrededor de alguien con TDAH pues, la falta de conocimiento y sensibilización con respecto a esta condición muchas veces lleva a que en las aulas quienes presentan este diagnóstico sean segregados y etiquetados como movidos, flojos, distraídos, desobedientes, volátiles o tontos cuando esto no es así. Quienes tienen TDAH se esfuerzan tanto o más que el promedio, simplemente este trastorno requiere una metodología y acercamiento pedagógico distinto al tradicional. Cosa que, lamentablemente no ocurre con la frecuencia necesaria.  

Esta ley precisa, además, que el Ministerio de Salud deberá elaborar en un plazo de 12 meses el Plan Nacional para personas con TDAH el cual incluye la promoción de servicios de detección y diagnóstico precoz, atención y tratamiento de las personas con TDAH, atención y orientación sobre el TDAH a los familiares de las personas que lo presentan e inclusión social y educativa que integre la cultura, el deporte y la recreación.

Todo esto son buenas noticias. Sin embargo, no deja de preocuparme el manejo que se le dará a este diagnóstico al interior de las aulas, si al contrario de lo que se prevé, esta ley generará un estigma, una nueva etiqueta de “permisión” en la que la que aquellos diagnosticados con este trastorno serán tratados con demasiada condescendencia y permisividad, en la que no serán retados ni alentados a esforzarse y trabajar duro. Cualidades que hoy, mi hija de 7 años con TDA (ella no tiene hiperactividad) moderado, son las que más exhibe y – en mi opinión – aquellas que más le van a servir para la vida.

De otro lado, me preocupa también que se genere un sobrediagnóstico pues, a edades muy tempranas, el TDAH se puede confundir. Cientos de niños son inquietos, energéticos y distraídos y no tienen TDAH. Como mi hijo mayor, un niño con espíritu.

Definitivamente soy Neuro, no puedo evitar preocuparme. No puedo evitar cuestionarme si esta ley será tan buena como la pintan. Definitivamente se necesita más conocimiento, sensibilización, capacitación y empatía con respecto al TDAH. Claro, que la empatía no solo sirve para el TDAH sino también para cualquier otro trastorno o condición y con esta, cualquier otra ley de inclusión sería innecesaria. Mientras llega, espero con optimismo el plan nacional y la reglamentación y realmente espero que sirva únicamente para el objetivo para el que fue diseñada.

El TDAH en las niñas: lo que debes saber

¿Las niñas también tienen TDAH?

“Mi hija no puede tener TDAH porque es muy inteligente y no es hiperactiva”*.

Por muchos años se creyó que el Trastorno por déficit de atención e hiperactividad era un trastorno experimentado solo por niños (varones) sin embargo, se sabe que esto no es así. Lo que sucede es que las niñas suelen experimentar el TDAH de una manera distinta y – por lo general – sin la hiperactividad (que es la condición más resaltante y conocida del trastorno) es por esto, que muchas veces pasan desapercibidas y no suelen ser diagnosticadas.

Continuar leyendo “El TDAH en las niñas: lo que debes saber”

El TDAH sí existe

El TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) claro que existe y lo vivo a diario en casa así, como lo hacen miles de madres alrededor del mundo.

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad es una condición médica existente y documentada. Para ser más específica, el TDAH es una patología psiquiátrica y crónica que afecta entre el 2% al 5% de la población infantil (El TDAH no existe y otras faltas creencias). Las personas con este trastorno tienen diferencias en el desarrollo del cerebro y de la actividad cerebral que afectan su atención, su habilidad para concentrarse y su auto control. El TDAH puede afectar a un niño en el colegio, en casa y en sus relaciones sociales y amicales. Estos niños suelen ser conocidos como: niños hiperactivos.

Uno de los mitos más extendidos con el que tenemos que lidiar las madres con hijos con TDAH o su versión sin hiperactividad (TDA) es que este trastorno como tal, no existe. Siempre lo escucho: el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) no existe. Este mito, no sólo carece de fundamento médico y científico si no que, además, cuestiona nuestra habilidad y compromiso como madres (y padres también, por supuesto) pues concluye que al aceptar un diagnóstico de TDAH en nuestros hijos estaríamos “huyendo” por la “salida fácil” de la etiquetación, terapias y medicación, o para ponerlo en palabras de Marino Pérez – autor del discutible escrito: “Volviendo a la normalidad” –  “no existe ninguna condición neurobiológica ni genética identificada, y sí muchas familias donde no se asume que la educación de los niños es más difícil de lo que se pensaba”. Continuar leyendo “El TDAH sí existe”

8 consejos para favorecer la atención y concentración de los niños

Hace unas semanas atrás posteé sobre la poca motivación que tenía mi hija la segunda para ir al colegio. Todas las mañanas se levantaba llorando y renegando que no quería ir al colegio, que era aburrido, que quería quedarse en casa conmigo. La sugerencia que me dieron varias mamigas fue averiguar que era lo que pasaba con ella en el colegio. ¿Por qué de pronto ya no quería ir? ¿Qué estaba pasando ahora que la hacía no querer ir al colegio, pues ella siempre había ido feliz?

Continuar leyendo “8 consejos para favorecer la atención y concentración de los niños”