Cuidarte a ti también es cuidarlos a ellos

Muchas de nosotras, al ser madres sentimos que debemos estar con y para nuestros hijos las 24 horas del día, los 7 días de la semana, sin delegar nuestras funciones ni responsabilidades pues consideramos que debemos cuidarlos y atenderlos nosotras mismas (porque nadie lo hará mejor, ni con más amor). Además, debemos cumplir con nuestras funciones de madre con alegría y placer sin importar si estamos enfermas, agotadas o súper ocupadas.

Esta entrega absoluta, conlleva una enorme carga mental que puede pasar factura incluso, a quienes más queremos. Una madre fatigada e infeliz, transmitirá estos sentimientos a quienes la rodean. ¿Acaso no es mejor que nuestros hijos, en lugar de estar horas de horas al día con una mamá que no es muy agradable (pues está agotada, insatisfecha o abrumada), pasen menos horas con una madre que se cuida y nutre a sí misma y que es capaz de nutrirlos y cuidarlos a ellos?

mom selfcare
Cuidarte a ti también es cuidarlos a ellos.

Debemos desterrar esa idea que el ser mamá es un trabajo sacrificado que no incluye tiempo para nosotras mismas. Es nuestra responsabilidad hacernos un tiempo para amarnos. En nuestro infinito amor hacia nuestros hijos y las atenciones y cuidados que tenemos para ellos, no podemos olvidarnos de tener atenciones y cuidados para con nosotras mismas.

Y no se trata simplemente de ir a la peluquería o al spa un rato; se trata de realmente cuidar nuestra mente, nuestro espíritu y nuestro cuerpo. De nutrirnos con actividades que nos hagan crecer como personas y nos hagan sentir mujeres plenas y satisfechas con nosotras mismas. Una persona satisfecha y feliz consigo misma, sólo irradiará felicidad y bienestar más aún; a quienes dependen de ella, como lo son sus hijos.

Sea que querramos dedicarnos a ese deporte o hobbie que nos encanta y nos hace tanto bien, o que necesitemos una terapia emocional o analítica que nos ayudará a comprendernos mejor, o quizá, retomar nuestros estudios o perseguir ese emprendimiento que nos da vueltas la cabeza. ¡Hagámoslo!

Hacerlo es bueno para nuestra salud mental y emocional. Al hacerlo nos estamos cuidando, nos estamos amando y les estamos enseñando a nuestros hijos a amarse, cuidarse y respetarse con nuestro ejemplo.

Al cuidarnos a nosotras, los estamos cuidando a ellos.  Les estamos entregando la mejor versión de nosotras mismas.

El TDAH en el Perú y la Ley 30956: algunos apuntes

Ley 30956 TDAH Perú

El pasado 06 de junio el ejecutivo publicó la ley de Protección de las personas con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) cuyo propósito es establecer disposiciones que sensibilicen a la sociedad y que atiendan a las personas con este trastorno.

Definitivamente, esta es una excelente noticia para todos aquellos que vivimos con o alrededor de alguien con TDAH pues, la falta de conocimiento y sensibilización con respecto a esta condición muchas veces lleva a que en las aulas quienes presentan este diagnóstico sean segregados y etiquetados como movidos, flojos, distraídos, desobedientes, volátiles o tontos cuando esto no es así. Quienes tienen TDAH se esfuerzan tanto o más que el promedio, simplemente este trastorno requiere una metodología y acercamiento pedagógico distinto al tradicional. Cosa que, lamentablemente no ocurre con la frecuencia necesaria.  

Esta ley precisa, además, que el Ministerio de Salud deberá elaborar en un plazo de 12 meses el Plan Nacional para personas con TDAH el cual incluye la promoción de servicios de detección y diagnóstico precoz, atención y tratamiento de las personas con TDAH, atención y orientación sobre el TDAH a los familiares de las personas que lo presentan e inclusión social y educativa que integre la cultura, el deporte y la recreación.

Todo esto son buenas noticias. Sin embargo, no deja de preocuparme el manejo que se le dará a este diagnóstico al interior de las aulas, si al contrario de lo que se prevé, esta ley generará un estigma, una nueva etiqueta de “permisión” en la que la que aquellos diagnosticados con este trastorno serán tratados con demasiada condescendencia y permisividad, en la que no serán retados ni alentados a esforzarse y trabajar duro. Cualidades que hoy, mi hija de 7 años con TDA (ella no tiene hiperactividad) moderado, son las que más exhibe y – en mi opinión – aquellas que más le van a servir para la vida.

De otro lado, me preocupa también que se genere un sobrediagnóstico pues, a edades muy tempranas, el TDAH se puede confundir. Cientos de niños son inquietos, energéticos y distraídos y no tienen TDAH. Como mi hijo mayor, un niño con espíritu.

Definitivamente soy Neuro, no puedo evitar preocuparme. No puedo evitar cuestionarme si esta ley será tan buena como la pintan. Definitivamente se necesita más conocimiento, sensibilización, capacitación y empatía con respecto al TDAH. Claro, que la empatía no solo sirve para el TDAH sino también para cualquier otro trastorno o condición y con esta, cualquier otra ley de inclusión sería innecesaria. Mientras llega, espero con optimismo el plan nacional y la reglamentación y realmente espero que sirva únicamente para el objetivo para el que fue diseñada.

Mamá, tu salud mental es importante

Desde el año 2016, el primer miércoles de mayo se conmemora el Día Mundial de la Salud Materna. Este año, coincidió con el 1ero de mayo (día del trabajador) y por eso pasó un poco desapercibido. Pero acá en NeuroMamá nos esforzamos por darle visibilidad a un tema tan importante como la salud mental materna y por eso publicamos esta nota compartiéndoles porqué es importante que las madres cuidemos nuestra salud mental y cómo debemos hacerlo.

Día Mundial de La Salud Materna

No quiero empezar diciendo que la salud mental de las madres es primordial para el desarrollo y crecimiento de los hijos, y no porque no lo sea (porque, lo es) si no porque la salud mental de cada una de nosotras (madre o no madre, para tal caso) es primordial para nuestro propio bienestar, para poder llevar una vida feliz, cumplir con nuestras metas cotidianas y disfrutar las maravillas que nuestra vida nos presenta. Necesitamos estar bien para poder transmitir bienestar. Si nosotras no estamos bien, nada alrededor nuestro lo estará.

Es por nosotras mismas que debemos estar atentas a nuestros propios cambios y sentimientos, y dejar de lado estigmas y miedos relacionados con la salud mental que solo nos hacen daño. De acuerdo con la OMS, muchas mujeres experimentan emociones negativas frente a los cambios fundamentales que traen consigo el embarazo y el posparto. El 25% de las embarazadas experimenta algún tipo de malestar psíquico significativo y la depresión post parto afecta a una (1) de cada seis (6) mujeres que dan a luz. ¿Qué significa esto? Significa que NO es raro experimentar sentimientos de confusión o tristeza luego del nacimiento de un hijo.

Y no sólo eso, a lo largo de las diferentes etapas de desarrollo y crecimiento de los hijos es común que las madres experimentemos también diversos malestares psíquicos derivados de la exigencia que trae consigo la crianza de otro ser humano. Lo importante es estar atentas y notar cuando pensamientos y sentimientos negativos comienzan a interferir con nuestro funcionamiento diario. Esto sucede cuando estos sentimientos o pensamientos nos impiden hacer cosas que deseamos, cuando la ansiedad es tal que alcanza incluso a las tareas cotidianas o cuando simplemente dejamos de disfrutar cosas que solíamos encontrar placenteras.  

Salud mental materna

¿Qué pasa si notamos que tenemos algún problema de salud mental?

Pues, NO pasa nada SIEMPRE QUE LO TRATEMOS A TIEMPO. Igual que cuando notamos algún problema de nuestra salud en general, lo primero es ir a consultarlo con un especialista. No tener miedo ni vergüenza de ir con un psiquiatra (sí ellos son los especialistas de la salud mental) o un psicólogo (sus hermanos menores).  A las únicas personas a quienes hacemos daño al no atender nuestra salud mental es a nosotras, y lamentablemente, a nuestros hijos también.

La salud mental y la maternidad

Salud mental madresEl 10 de octubre (hoy) se celebra el día de la salud mental. Este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha puesto el foco en los jóvenes y en la prevención y tratamiento de enfermedades mentales. Pues, como señala en su último informe: “La mitad de las enfermedades mentales comienzan antes de los 14 años, pero en la mayoría de los casos ni se detectan ni se tratan (…) en los adolescentes la depresión ocupa el tercer lugar [y] el suicidio es la segunda causa de muerte entre los 15 y los 29 años”.

Y acá en NeuroMamá celebramos la importancia de este día enfocándonos en la prevención y el cuidado de la salud mental de las mujeres, específicamente de aquellas que son madres, pues se sabe que la incidencia de los trastornos mentales es mayor en las mujeres que en los hombres y de acuerdo con médicos como el Dr. Luis Sandoval —especializado en psiquiatría y vinculado a Kaiser Permanente Santa Ana – California (entrevistado por el diario La Opinión el 13 de mayo del 2018): “Situaciones estresantes, como el ser madre de niños pequeños, aumentan la probabilidad de que la mujer experimente depresión u otros trastornos. Él señala, que esto se debe, ya sea, por el estrés familiar que se crea cuando llega al mundo un nuevo integrante de la familia o el ideal imposible de la “madre perfecta””.

Continuar leyendo “La salud mental y la maternidad”

Tips para mantener tu Salud Mental de Madre

El 10 de octubre se celebra el día mundial de la salud mental. Este año el foco está en los jóvenes y su salud mental en un mundo en transformación. Y como no puede ser de otra manera, esta NeuroMamá se preocupa por la salud mental de las jóvenes (siempre jóvenes) madres pues, no hay niños felices sin madres felices y tranquilas. En ese sentido, debemos hacer de nuestra salud emocional una prioridad. 


El estrés y la ansiedad son los males más comunes de este mundo moderno y son los que más atacan a las mujeres (madres o no madres) de hoy. Los síntomas causados por estos males modernos pueden llegar incluso a afectar nuestra salud mental y emocional, por lo que debemos priorizarla y tomar medidas simples para vivir una mejor vida y disfrutar más de ella.

Así que para combatir estos males y atender nuestra Salud Mental de madres la cual – no lo podemos negar – no siempre está tan bien cuidada como deberíamos; les dejo estos #NeuroTips que nos ayudarán a hacer de nuestra salud emocional y mental una prioridad.

Espero que estos tips les sean tan útiles a Uds. como a mí. He empezado hace poco a hacerlos todos y de verdad que me están ayudando muchísimo. (Siéntanse libres de descargar y compartir la siguiente imagen). 

Salud mental para madres
Como madres debemos priorizar nuestra salud mental y emocional.