El TDAH en el Perú y la Ley 30956: algunos apuntes

Ley 30956 TDAH Perú

El pasado 06 de junio el ejecutivo publicó la ley de Protección de las personas con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) cuyo propósito es establecer disposiciones que sensibilicen a la sociedad y que atiendan a las personas con este trastorno.

Definitivamente, esta es una excelente noticia para todos aquellos que vivimos con o alrededor de alguien con TDAH pues, la falta de conocimiento y sensibilización con respecto a esta condición muchas veces lleva a que en las aulas quienes presentan este diagnóstico sean segregados y etiquetados como movidos, flojos, distraídos, desobedientes, volátiles o tontos cuando esto no es así. Quienes tienen TDAH se esfuerzan tanto o más que el promedio, simplemente este trastorno requiere una metodología y acercamiento pedagógico distinto al tradicional. Cosa que, lamentablemente no ocurre con la frecuencia necesaria.  

Esta ley precisa, además, que el Ministerio de Salud deberá elaborar en un plazo de 12 meses el Plan Nacional para personas con TDAH el cual incluye la promoción de servicios de detección y diagnóstico precoz, atención y tratamiento de las personas con TDAH, atención y orientación sobre el TDAH a los familiares de las personas que lo presentan e inclusión social y educativa que integre la cultura, el deporte y la recreación.

Todo esto son buenas noticias. Sin embargo, no deja de preocuparme el manejo que se le dará a este diagnóstico al interior de las aulas, si al contrario de lo que se prevé, esta ley generará un estigma, una nueva etiqueta de “permisión” en la que la que aquellos diagnosticados con este trastorno serán tratados con demasiada condescendencia y permisividad, en la que no serán retados ni alentados a esforzarse y trabajar duro. Cualidades que hoy, mi hija de 7 años con TDA (ella no tiene hiperactividad) moderado, son las que más exhibe y – en mi opinión – aquellas que más le van a servir para la vida.

De otro lado, me preocupa también que se genere un sobrediagnóstico pues, a edades muy tempranas, el TDAH se puede confundir. Cientos de niños son inquietos, energéticos y distraídos y no tienen TDAH. Como mi hijo mayor, un niño con espíritu.

Definitivamente soy Neuro, no puedo evitar preocuparme. No puedo evitar cuestionarme si esta ley será tan buena como la pintan. Definitivamente se necesita más conocimiento, sensibilización, capacitación y empatía con respecto al TDAH. Claro, que la empatía no solo sirve para el TDAH sino también para cualquier otro trastorno o condición y con esta, cualquier otra ley de inclusión sería innecesaria. Mientras llega, espero con optimismo el plan nacional y la reglamentación y realmente espero que sirva únicamente para el objetivo para el que fue diseñada.