Tips para encontrar una (buena) nana

Varias me han pedido que les deje mis tips, recomendaciones y sugerencias para encontrar una buena nana. En verdad, dentro de lo neuro-picky-exagerada que soy, creo que no hay una fórmula mágica que nos ayude a encontrar la nana perfecta, la Mary Poppins para nuestra familia. Lamentablemente, Mary Poppins no existe, así como tampoco la nana perfecta.
 
MAry Poppins smiling
Pero, sí creo que existe la nana ideal para cada familia así como ciertos conocimientos, procesos y técnicas que a todas nos pueden servir para elegir a la persona que trabajará con nosotras ayúdanos con el cuidado de nuestros pequeños.  En mi caso particular, me guío bajo ciertas pautas que la verdad me han dado buenos resultados: mi nana cumple 7 años trabajando con nosotros, mi mano derecha en cocina y limpieza cumple 9 y la señora cama afuera cumplió 5.
Nos va bien y quizá mis neuro-tips les puedan servir para encontrar a la mejor nana para uds. y su familia:
1.       Ten claro tu presupuesto. ¿Cuánto estás dispuesta a pagar? ¿Cuánto puedes pagar? Porque no importa si encontraste a tu Mary Poppins, si no le puedes pagar, no pasa nada. Quizá podrás mantenerla por algunos meses, pero luego estarás de nuevo buscando ayuda desesperada. Yo siempre empiezo por acá, y limito mi búsqueda a aquellas que están dentro de mi presupuesto. Si está fuera, por más que haya trabajado con mi mejor amiga, lo siento, no funciona.
2.       Sincérate contigo misma: tienes que saber lo que quieres y lo que necesitas y lograr que estos dos empalmen. Haz una pequeña lista: ¿Qué necesito? ¿Necesito que me ayude muy temprano en las mañanas porque en mi casa todos estamos fuera antes de las 7:00 a.m.? O ¿Necesito que me ayude más por las tardes que mis hijos regresan del colegio? En mi caso, necesito alguien a quien le gusten las mascotas y el ruido, también salir a pasear. Ten tus requerimientos en mente cuando entrevistes. Si entrevistas a una nana que te encanta, con las mejores referencias, que se ajusta a tu presupuesto pero, te dice que ella sólo puede llegar a tu casa a partir de las 8:30 a.m. cuando tu hora crítica es las 7:00 a.m Pues, NO te sirve. Con el dolor de tu corazón sigue buscando. Ella no es la indicada para una relación duradera.
3.       ¿Qué quiero? ¿Quiero que sea paciente, juguetona, flexible, servicial o estricta, disciplinadora y seria? Esto ya depende de tu estilo de crianza. Para saber esto, puedes hacerle dos o 3 preguntas tipo: Si el niño no quiere comer ¿cómo haces para hacer que coma? ¿Si el niño te pega, qué sueles hacer tú? Y juzgando por sus respuestas verás su estilo y si se amolda al tuyo. Personalmente, prefiero nanas juguetonas y flexibles, de la disciplina en casa me encargo yo. Acá también entran preguntas o frases del tipo: necesito alguien que sea nana, pero también me ayude con la limpieza de los dormitorios, o que me ayude con mis mascotas. O lo que sea, que tú necesites. Estas preguntas son vitales en la entrevista pues, no quieres que te pase lo que me pasó a mí con una de mis primeras nanas: jamás recogía, ni ayudaba con nada que no sea del niño, ni siquiera cogía el teléfono. Y eso, para mí no funciona.
4.       Sé lo más clara y sincera con tus expectativas y requerimientos durante la entrevista. No tengas vergüenza. La honestidad es lo mejor para ambas partes. Si tú y tu pareja llevan una vida nocturna
Nanny from 101 Dalmatians

intensa, necesitas una nana cama adentro y que no tenga problemas en estar alerta algunas noches. Este tipo de información es vital y tarde o temprano saldrá a la luz. Y mejor antes, que después. En mi última entrevista, para alguien que apoye cama afuera fui muy clara:
“Necesito una persona que apoye con todo: cocina, limpieza, niños y mascotas. Algunas veces te transformarás en nana e irás a fiestas infantiles, otras serás chef, otras serás paseadora de mascotas. Necesito que seas flexible, porque esa es la clave en mi casa.” La señora que entrevisté aceptó encantada, y acaba de cumplir dos años trabajando conmigo. 

5.       Siempre, siempre chequea las referencias. Llama a los contactos que te da y  si te dice que sus ex empleadores viven fuera mejor busca a otra. La chica te puede encantar, ser simpática y etc. Pero, siempre es mejor corroborar que efectivamente los datos que te dio son verdaderos porque caras vemos, pero corazones no sabemos. Además, algunas veces una suele “maquillar” el currículo.  Y, no digo que esto sea del todo malo. Pero, si tú vas a contratar a alguien como nana “experta”, esperas que en sus referencias haya trabajado como nana a tiempo completo, mínimo en dos ocasiones antes, ¿no?
6.       Anota en un cuaderno/agenda los puntos críticos para ti y tenlos a mano en el día de la entrevista. No se te vaya a olvidar preguntar algo crucial.  Recuerdo una vez que casi, casi iba a cerrar con una chica hasta que le pregunté si le gustaba la playa porque nosotros siempre íbamos. A lo que me respondió que no, que ella no iba a la playa los fines de semana en el verano. Ella se quedaba en casa, lavando y ordenando el cuarto de los bebes y su ropa. Lamentablemente, esto no me funcionaba a mí.
7.      Escucha a tu instinto. Creeme que el “feeling” o corazonada te puede ayudar en el momento para tomar una buena decisión o salvarte de una mala.  Si la chica cumple con todo, pero algo te dice que no. Mejor, escúchalo y no lo hagas. Recuerdo, que fue un “feeling” el que me hizo contratar a “Washa” la segunda nana de mi hijo mayor. Su experiencia no era tan buena, pero igual algo hizo clic. Hoy por hoy, 6 años más tarde Washa sigue acompañándonos los domingos.
BONUS: recuerda que nadie es perfecto. Una vez que tu nana empiece a trabajar en casa, ten paciencia, explícale todo y recuerda que nadie, nadie será como tú. Es cuestión de tener paciencia, ser flexible y sobre todo, explicar muy bien y desde el comienzo que es lo que esperas y quieres de una nana o trabajadora del hogar. También es importante tener respeto hacia ella y su trabajo. El trabajo dignifica y más aún, el trabajo en el hogar.
Espero que las hayan servido mis tips y ¡buena suerte!

5 comentarios en “Tips para encontrar una (buena) nana”

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.