El amor no tiene edad

Siempre pensé que esa frase era un cliché romántico derivado de la popular canción de Jairzinho & Simony: “El amor no tiene edad”. Sin embargo, desde que mi hija la última (ahora con 4 años) empezó a hablar y a traer a casa sus historias del nido, empecé a pensar que esta frase era algo más que un cliché y que en definitiva para el amor no hay edad y para algunos llega mucho más temprano que para otros.
Mis hijos mayores nunca han traído a casa ningún tema de amor, o ningún amor para ser exacta. Lo cual, siendo honesta, me encanta pues siempre me ha parecido una necedad eso de emparejar niños. Me refiero a los típicos comentarios del tipo: “ya llegó la novia de Fulanito” o “acá está el novio de Menganita”. O cuándo algún adulto le pregunta a un niño si le gusta algún compañerito/a (según sea niño o niña). Eso me llega. Así, que yo feliz con mis hijos mayores que no piensan en temas de amor (por ahora).
Pero, como la vida es así, siempre poniendo a prueba nuestra tolerancia y dándonos dónde más nos duele, mi hija la última es la reina de corazones, enamorada del amor.
El amor no tiene edad - I love you
Todo empezó en su segundo año de nido cuando un buen día llegó a decirme que quería ir con su falda y sus zapatos a bailar con su amigo Luchito*. Y dale que dale, que quería bailar con Luchito con su falda y sus zapatos (se los quería poner para todas las fiestas). Hasta ahí, todo ok conmigo hasta que un día le confesó su amor por él a su nana y no paró de declarar su amor por él en toda la casa. Pero, un día a la mitad del año Luchito se fue al colegio.
Bueno, pensé, que pena que se fue, pero mejor porque al fin se acabó este tema. Pero, no. No fue así. A rey muerto, rey puesto y mi hija trajo otro amor y ahora sí, lo declaró en casa a voz en cuello. El nuevo amor era Guillermito* y le duró bastante más. Pasó el tiempo y Guillermito también se fue al colegio grande, pero esta vez el amor de mi hija no se fue junto con él. Para desesperación de su neuro-madre siguió recordándolo de cuando en cuando.
Terminó el primer semestre del año y para celebrar mi hijo mayor invitó a varios amiguitos a jugar a la casa. A estas alturas, Guillermito no era más que un recuerdo y yo tranquila pensando que la etapa del amor y enamoramiento de mi hija menor ya se había terminado.  Todos jugaron felices, mi hijo con sus amigos, mi hija la segunda y su amiga (ella también invitó a una amiga) y mi chiquitita, quien correteaba feliz atrás del hermano mayor y sus amigos. Una linda tarde con muchos juegos y diversión.
Al día siguiente mis hijos vuelven de jugar en el parque y mi hija menor trae 2 flores: una para mí y ¿la otra? Mami, esta flor es para Piero*… ¡¿Piero?!… el amigo de mi hermano. Mami, llama a su mamá y que venga a jugar, que venga a jugar hoy día…

El amor no tiene edad
Acto seguido aparece mi hijo mayor furibundo: “Mamá, dile a mi hermana que PROHIBIDO enamorarse de mis amigos. ¡¡¡Dile!!! ¡¡¡Prohibido enamorarse de los amigos de tu hermano!!!”
Y yo por dentro, ¿qué le puedo decir? ¿Qué puedo hacer? Si definitivamente, parece que es cierto que el amor no tiene edad. Y, para el horror de su madre, a esta niña le llegó desde muy temprano.

*Los nombres de los protagonistas han sido cambiados para preservar su intimidad. 

10 comentarios en “El amor no tiene edad”

  1. Wow! Es increíble como cada niño o niña viene con su particular forma de ser. Y como tú bien apuntas, vienen a ponernos a prueba en todos los sentidos. Así que tienes una enamorada del amor en casa, es muy poético, sólo resolver de cómo guiarla en ese aspecto ¡Suerte!

  2. Qué ternura! yo también tenía amores cuando era pequeña. Ya en el parvulario siempre había un niño favorito para las niñas y le dábamos flores o regalos de ese tipo. Es muy tierno y es un privilegio que ella lo comparta contigo. Un abrazo.

  3. Me hace mucha gracia tu pequeña!! Aunque yo no lo veo ni bueno ni malo simplemente que cada uno tiene su forma de ser y de expresarse. Yo no le daría la más mínima importancia y es muy bueno que confie en ti para contar sus cosillas!!

  4. jejejeje qué tierno!!!! La verdad es que mi hija también me ha hecho algún comentario de ese tipo sobre algún amiguito pero no le doy más importancia de la que tiene.
    Eso sí, no soporto (ni permito) que le anden preguntando si tiene novio. Me parece totalmente fuera de lugar preguntarle eso a una criatura de cuatro años.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.