¿Para qué sirve un diagnóstico?

¿Para qué sirve un diagnóstico? Un diagnóstico de TDAH o de cualquier trastorno de aprendizaje sirve para dar luz sobre la dificultad que nuestro niño presenta. Un diagnóstico apropiado recibido en el momento oportuno permite encontrar (o adecuar) la mejor manera para apoyar y guiar al niño o niña en su desarrollo y aprendizaje.

Un diagnóstico es más que una etiqueta

Hace poco conversaba con una amiga sobre la nueva ley de protección de las personas con TDAH y las dudas que me generaba (VER POST ACÁ). Ella, abogada experta en temas de inclusión y sensibilización de personas con habilidades diferentes, me indicaba que no debía ser necesario contar con ningún diagnóstico de nada para que un niño o niña vaya a la escuela y aprenda cómodamente. Desde su perspectiva, el aula debía ser un espacio tan inclusivo y acogedor que cualquier niño, con cualquier problema o trastorno de aprendizaje pudiera aprender a su propio ritmo y sin mayores contratiempos sin necesitar un diagnóstico.

Entiendo perfectamente de dónde viene su posición. Ella parte que tanto el maestro como la currícula deben ser flexibles y amoldarse a la diversidad de aprendizajes existentes. Pero, la realidad es que tanto el mundo, como el aula funcionan con una mayoría de personas que están dentro de la norma (es decir, que caen dentro del promedio en un gráfico de distribución normal) donde todos avanzan a un ritmo similar, y quienes sobresalen son minoría.  

Diagnóstico TDAH Trastorno de aprendizaje. ¿Para qué sirve un diagnóstico de un trastorno de aprendizaje?
¿Para qué sirve un diagnóstico de TDAH o algún otro trastorno de aprendizaje?

Recuerdo una (dolorosa) época en la que evitaba ir a recoger a mi hijo del colegio con tal de no recibir comentarios sobre su comportamiento. ¡Dios mío! Día que lo recogía, día que la profesora me recriminaba algo. Ese año sufrí más contracturas musculares que nunca en mi vida. Finalmente, al terminar el segundo bimestre me pidieron que le hiciera una evaluación integral. La hice. Lo llevamos a la psicóloga que el colegio nos recomendó (no quería ninguna objeción a ese diagnóstico). Luego de 10 sesiones, varios tests y de desembolsar un montón de dinero, tuvimos el diagnóstico: con un IQ de 146 mi hijo se aburría en clase. Nada más. No había TDAH ni problemas emocionales. Tenía que continuar con su terapia de integración sensorial (diagnóstico que tenía del año anterior) y la profesora tenía que aprender a manejar a un niño inquieto y curioso que avanzaba demasiado rápido.  

Comprenderán que ese diagnóstico fue liberador. Desde ese día, a la fecha nunca más me han vuelto a citar al colegio por mi hijo. Jajajaja (y sí, me río de la felicidad). Y claro me dirán, fue liberador porque fue “positivo”. Pero, ¿acaso no lo son todos los resultados? ¿acaso no son positivos en el sentido que nos permiten identificar el tipo de atención o ayuda que necesita nuestro hijo y enfocar nuestros esfuerzos en su necesidad?  

Mi amiga me diría: ¡¡no tendrían que haberte hecho pasar por todo eso Milu!! Ni a ti, ni a él. Sí, es cierto hubiera preferido no tener tantas contracturas musculares, ni vivir torcida ese año. El acercamiento de la profesora definitivamente, no fue el mejor. Pero, ¿cómo iban a saber ella y todo el departamento psicopedagógico la mejor manera de estimular a mi hijo, retarlo intelectualmente, sacarle el jugo a sus capacidades sin ese diagnóstico? Se hubieran quedado con un niño re-movido que aprende rápido y fastidia en el salón.  

Un diagnóstico no sirve para etiquetar a un niño, ni para compadecerlo, ni mucho menos para disminuirlo. Todo lo contrario. Un diagnóstico sirve para dar luz sobre la dificultad que el niño o niña en cuestión presenta. Un diagnóstico apropiado recibido en el momento oportuno permite encontrar (o adecuar) la mejor manera para apoyar y guiar al niño o niña en su desarrollo y aprendizaje. Tal como pasó con mi princesa preciosa.

Ya he escrito sobre el TDAH de mi hija la segunda. Luego de meses y meses de ver cómo se frustraba por no poder aprender al ritmo de sus compañeros, de pasarla mal en el colegio y que su autoestima terminara por los suelos, recibir su diagnóstico fue un regalo. Instrucciones muy largas y ordenes sueltas la perdían. Sabiendo esto, talleres y terapias adecuados hicieron que se nivele en menos de un año. Hoy es nuevamente la niña alegre y segura de siempre y continúa con sus talleres que le permiten tener su mejor desempeño.

En mi experiencia, un diagnóstico adecuado y oportuno no sólo es utilísimo si no hasta sanador. No caigamos en el facilismo de equiparar diagnóstico, con etiqueta pues, sabemos que ni uno ni lo otro, nos definen. Somos más que eso, mucho más que una etiqueta. Tener conocimiento de las dificultades que tenemos nos ayuda a comprendernos (y comprender a nuestros seres queridos) y poder atender esas necesidades.

Si están dudando evaluar a sus hijos, espero que mi experiencia los ayude.

5 comentarios en “¿Para qué sirve un diagnóstico?”

  1. Gracias por compartir las historias, Milagros. Este es un tema que a muchos padres nos aturde. La perspectiva que le
    has dado a un diagnóstico de dar “luz” sobre un asunto me parece extraordinaria. A brillar!.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.