¿Lo estaré haciendo bien?

Es la pregunta  que – tarde o temprano – nos ronda a todas las madres. No importa si eres una primeriza con un recién nacido en brazos o una experta mamá de 3: ¿Lo estaré haciendo bien? es una pregunta que de cuando en cuando nos acecha.

Personalmente,  en los últimos días me está rondando la cabeza constantemente, más de lo que solía en los días pre covid19 y especialmente en los días difíciles del #homeschoolencuarentena pero, no sólo en esos días sino también en los días más tranquilos como hoy.

¿Lo estaré haciendo bien?

¿Le estaré dando el apoyo escolar qué necesita? ¿quizá la estoy ayudando demasiado? ¿quizá lo estoy descuidando un poco? ¿será que está viendo demasiada pantalla? ¿quizá debería hacer más deporte? ¿será que todavía son demasiado dependientes de mí, a esta edad ya deberían ser más independientes? ¿debería organizarles más juegos con amigos? y un enorme etcétera con miles de preguntas de toda índole que me atormentan sobre todo en los momentos de mayor ansiedad.

Todas estas  preguntas, tienen una de fondo ¿lo estaré haciendo bien? ¿será suficiente lo que hago? No digo que estas preguntas me torturan porque no, ya no al menos. He aprendido a reconocer mi esfuerzo y sentirme segura que hago lo mejor que puedo con lo que tengo pero claro, eso no significa que de cuando en cuando la ansiedad me ataque y esta pregunta aparezca rondando.

Pero, como me dijeron por ahí, el hecho que te lo preguntes ya es una indicio de qué te preocupa y definitivamente, algo estás haciendo bien.
Abrazo

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.