La educación virtual no es para todos

El fin de semana me llegó un email de la profe de baile de mi hijita (9 años) invitándola a matricularse a las clases de baile que se están dictando de manera  virtual como parte de la curricula escolar. Este correo me hizo recordar lo mucho que ella disfruta(ba) el baile y lo bien que le hacía tener una actividad dentro del colegio en la cual destacaba. Mi hija era feliz bailando y, se sentía bien haciéndolo.
El año pasado se metió con mucho entusiasmo a la actividad vía zoom pero, para ella, fue una gran desilusión: no podía ver a sus amigas, no podía ver a las profes, el internet fallaba, no escuchaba bien ni la música ni las indicaciones y la bulla de las otras bailarinas la distraía y no le salían los pasos como ella quería. Intentó seguir la clase varias veces incluso llorando de la frustración; quería bailar, quería estar con sus profes a las que quiere tanto, quería seguir la clase pero le costaba demasiado. Al mes se retiró con el corazón roto.

Continuar leyendo “La educación virtual no es para todos”